Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF I Jornadas sobre gestión de crisis. Más allá de la sociedad del riesgo PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro I Jornadas sobre gestión de crisis. Más allá de la sociedad del riesgo. Feliz lectura I Jornadas sobre gestión de crisis. Más allá de la sociedad del riesgo Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF I Jornadas sobre gestión de crisis. Más allá de la sociedad del riesgo en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF I Jornadas sobre gestión de crisis. Más allá de la sociedad del riesgo Pocket Guide.

La idea es que tras la actual depresión de la economía mundial subyace una crisis multidimensional de gran profundidad, amplitud y duración que pone en predicamento el proceso de metabolismo social, con lo que no sólo vulnera las principales fuentes de la riqueza social humanidad y naturaleza , sino que también pone en serio peligro la vida humana en vastas zonas del planeta.

Las estafas estuvieron a la orden del día. Sin embargo, correspondió a los créditos chatarra otorgados a población de bajos recursos o ingresos irregulares de Estados Unidos, entre ellos los inmigrantes, los nuevos pobres, presionar para que explotara la burbuja del sector hipotecario. Los efectos nocivos pronto trasminaron en la industria de la construcción, donde se ocupa una buena porción de inmigrantes, y al resto de la economía de Estados Unidos y del mundo.

Ahora, esa burbuja toma las dimensiones de una depresión económica mundial. La tesis de sobreproducción identifica una contradicción entre la desbordante capacidad productiva del gran capital y la política de abaratamiento laboral que desemboca en el declive de la demanda, en una crisis de realización Katz, Aunque el neoliberalismo, en tanto proyecto de clase, brinda buenos resultados en su propósito de concentrar capital, poder y riqueza en pocas manos. Otros autores identifican una severa crisis estructural ante la caída generalizada de la tasa de ganancia y la imposibilidad de recomponer una ciclo de valorización de largo aliento Vasapollo, Tabla 1.

La codicia y especulación del capital financiero detona burbujas especulativas que se trasmiten a la economía real. El gran capital produce una masa inconmensurable de mercancías que afronta problemas de realización ante la caída de la demanda originada por el abaratamiento laboral.

Javier del Valle Melendo

El modelo neoliberal ha sido incapaz de generar crecimiento económico y desarrollo humano, y a profundizado las desigualdades sociales y las asimetrías entre países. La economía mundial experimenta ciclos que en un momento conducen a la crisis, pero dentro de la naturaleza del capitalismo existen mecanismo para reanimar el crecimiento económico.

El sistema capitalista mundial experimenta una crisis multidimensional en lo económico, social y ambiental que reclama un cambio de sistema. La sociedad occidental afronta una crisis estructural y sistémica de gran magnitud que pone en predicamento el proceso de metabolismo social hombre-naturaleza y atenta contra las fuentes de la riqueza social.

La segunda corriente, que aglutina a la perspectiva heterodoxa, brinda cobijo a posiciones neokeynesianas y socialdemócratas, es decir, cubre el espectro político de centro izquierda, aunque tiene puntos de coincidencia en la caracterización de la crisis con la visión dominante en el sentido de que se trata de un fenómeno localizado, sectorizado y coyuntural, sólo que achaca la responsabilidad a la desregulación neoliberal y a la codicia de los financistas, por lo que reclama la implementación de nuevas regulaciones y una mayor participación del Estado en las tareas de la promoción del desarrollo, pese a que hace una crítica matizada al neoliberalismo no cuestiona los fundamentos del capitalismo.

Su propuesta, en todo caso, pretende rescatar o reformar al capitalismo neoliberal. No obstante, reconoce que a la fecha no existe un agente colectivo alternativo capaz de confrontar el poderío del gran capital y sus agentes que dan cuerpo al llamado imperialismo colectivo. Sobreacumulación, financiarización y declive de hegemonía de Estados Unidos. La visión dominante presenta a la globalización como un fenómeno de alcance mundial inevitable, sin alternativas, y al cual hay que asumir como un reto.

I Jornadas sobre gestión de crisis. Más allá de la sociedad del riesgo

Este tipo de políticas se aplican indistintamente por gobiernos de derecha, centroizquierda e izquierda, salvo algunas excepciones de gobiernos que intentan resistirse al neoliberalismo y ejecutan políticas que pueden ser designadas bajo el concepto de nacionalismo radical. No obstante, no se pone en tela de juicio la llamada globalización que, se dice, es un fenómeno que llegó para quedarse. Desde nuestra perspectiva se trata no sólo de una crisis de valorización de capital sino también del deterioro de las bases económicas, sociales y ambientales que le dan sustento. Es decir, una crisis de la estrategia de reestructuración y expansión neoliberal que se presenta como crisis general del capitalismo mundial, la tercera en su género, después de las acaecidas en las décadas de los treinta y setenta del siglo pasado.

El neoliberalismo ha generado una enorme capacidad de producir mercancía, al expandir la órbita del mercado, la privatización, la explotación de trabajo barato y la devastación ambiental, pero lo ha hecho a costa de deprimir los salarios, desmantelar la economía de subsistencia, cancelar o menguar los apoyos a la economía social. El resultado ha sido un deterioro del consumo masivo, merced al abaratamiento laboral y a la proliferación del crédito masivo moroso, y una abundancia de mercaderías sin compradores.

Al punto en que la vida humana es catalogada como un recurso o mercancía desechable. Estas crisis han cumplido el cometido de brindar salidas al capitalismo mundial para depurar capitales sobrantes y profundizar la concentración de capital, en este propósito también han hecho su aparición las guerras desatadas por los países imperiales en países periféricos con la finalidad de apropiarse de abastos de recursos naturales, como el petróleo en el caso de Irak, o de derrocar o persuadir a regímenes políticos opositores con influencia geoestratégica.

La canalización de ingentes cantidades de ganancias, ahorros y fondos hacia la inversión financiera, principalmente bajo pautas especulativas, configura una fuente apetecible de ganancias ficiticias. Remesas fabulosas de dinero fueron canalizadas mediante complejos instrumentos financiero y estrategias como la titularización, securitización y bursatilización para generar una impresionante burbuja financiera especulativa.

Las grandes corporaciones canalizaron sus ganancias hacia la inversión financiera, y no tanto a la inversión productiva o el financiamiento a la innovación, con el señuelo de acceder a ganancias extraordinarias. Los países periféricos han sido partícipes del proceso de financiarización mediante la canalización de ganancias, fondos soberanos, fondos de pensiones y ahorros hacia fondos de inversión inmersos en estrategias especulativas del capital financiero, que prometían ganancias prontas y abundantes, pero sin tener sustento en la economía real.

El sistema financiero internacional se colapsó, al punto en que el crédito entre los propios segmentos e instancias del capital financiero quedó pronto empantanado. La expansión capitalista generó una enorme capacidad de producción derivado de la ampliación de cadenas globales de producción, la incorporación de abundantes recursos naturales baratos y la sobreoferta de fuerza de trabajo barata. Sin embargo, uno de los soportes de este boom fue la contención y disminución real de los salarios, lo cual repercutió en un desplome de la capacidad de consumo masivo.

Esto derivó claramente en una crisis de realización.

Documento :: SPELL – Scientific Periodicals Electronic Library

El recurso al crédito dinamizó el consumo, pero pronto sucumbió bajo los meandros de la financiarización. La mayoría de las veces se trata de daños irreversibles, que no sólo agreden el medio ambiente sino que trastocan el llamado metabolismo social hombre-naturaleza. Poco importan las diversas expresiones de crisis humanitaria, como la pobreza, desempleo, hambrunas, enfermedades, en todo caso esos son daños colaterales, que eventualmente pueden resarcirse cuando se recomponga el ciclo natural de los negocios.

La superexplotación del trabajo significa no sólo la contención salarial y el empobrecimiento familiar, sino también la exposición a riesgos y peligros laborales, el desgaste prematuro de la fuerza laboral y la posibilidad de ser despedido y excluido de la órbita de la producción y el consumo. No obstante, bajo el influjo del capitalismo neoliberal se han recrudecido los problemas sociales, al punto en que se pone en riesgo, cuando menos en vastas zonas del planeta, la existencia y reproducción de la vida humana.

El rasgo consustancial al capitalismo neoliberal es la insustentabilidad social. Los recursos naturales renovables y no renovables son incorporados a la órbita de la valorización del capital sin importar los daños ocasionados al ecosistema o el despojo al que son sometidos pueblos enteros con la finalidad de explotarlos. Por si fuera poco, el intercambio desigual en materia ambiental especializa a los países subdesarrollados como proveedores de materias primas baratas sin importar los daños ambientales y sociales vinculados.

Si la crisis es estructura, sistémica y civilizatoria, la respuesta acertada estaría apuntada en el cambio estructural, sistémico y civilizatorio, es decir, en pauta posneoliberal y postcapitalista, pero no existe la fuerza social para materializarlo. Desde esta perspectiva, el capitalismo neoliberal se erige como una poderosa maquinaria destructora de capital, empleo, población, infraestructura, conocimiento y cultura.

El capitalismo neoliberal polariza la riqueza en beneficio de las grandes corporaciones transnacionales, y en detrimento de la clase trabajadora y el Estado-nación, al tiempo en que genera ganancias fabulosas, que bajo la argucia del capital ficticio, han sido canalizadas, ciertamente, a la especulación financiera e hipotecaria. Por tanto, se trata de una crisis estructural y sistémica, una crisis civilizatoria que prohíja una y varias crisis. No se trata de una superposición, sumatoria o concatenación de crisis, sino que se refiere a expresiones del agotamiento de la estrategia de expansión capitalista neoliberal, basada en estrategias espurias, como la explotación extenuante del trabajo inmediato, la superexplotación del medio ambiente y la financiarización de la economía mundial.

Estas estrategias tratan como mercancías a elementos que de origen no son mercancías: la humanidad, la naturaleza y el dinero. Es decir, el capital amplía su dominio sobre las formas de reproducción de la vida humana y el metabolismo social hombre-naturaleza. Los países subdesarrollados pierden soberanía laboral, es decir, la capacidad de generar el suficiente empleo formal de calidad que demanda su población en edad de trabajar.

La OIT estima que a finales de puede haber hasta millones de desempleados en el mundo El Universal , 29 de mayo de El orden agroalimentario global antepone los intereses de las empresas transnacionales, desmantela los sistemas de producción de los países subdesarrollados y sus modos de vida campesino, y genera el problema de la pérdida de soberanía alimentaria y la insustentabilidad social. Del mismo modo, la ONU estima que al menos mueren unas 50 mil personas al día en el mundo a causa de la pobreza extrema El Universal , 19 de septiembre de Enormes contingentes de población devienen en redundantes o desechables para las necesidades de valorización del capital.

La cantidad de migrantes laborales que van de sur a norte y el volumen de las remesas que envían a sus países de origen han experimentado un crecimiento sin precedentes en todo el mundo. Una proporción creciente de esos migrantes son migrantes laborales que se trasladan del sur al norte. Un andamiaje de poder transnacional aglutina a corporaciones transnacionales, Estados imperiales, organismos internacionales y partidos políticos en torno al neoliberalismo. No obstante, hoy se registra una crisis institucional, vista como una pérdida de legitimidad de las instituciones neoliberales, estatales y financieras.

Sin embargo, la concentración de poder ha sido tan contundente que ha desmantelado proyectos y agentes políticos que podrían encarnar la alternativa y el cambio social. En la actualidad, no hay un agente colectivo alternativo al gran capital y sus intereses.

Se minimiza la cultura, como espacio de crítica, creación y educación, para reducirla a su mínima expresión, como entretenimiento banal y desinformación. Asimismo, la adopción de marcos analíticos microsociales inconexos y descontextualizados. La sobreacumulación genera concentración de capital, poder, riqueza y conocimiento, pero destruye empresas, empleos, infraestrucura y cultura. La convulsión del sector financiero y productivo, la bancarrota y caída de la rentabilidad, anuncian que la crisis general del capitalismo trae consigo una enorme fuerza destructora de capitales considerados por la racionalidad del sistema como sobrantes.

La profundización del desarrollo desigual centro-periferia permite la extracción de excedente y la explotación laboral de la periferia, pero no puede detener el declive de Estados Unidos como principal potencia capitalista del orbe. Esto nos remite a un colosal proceso de concentración y centralización de capital. La superexplotación del trabajo y la naturaleza significan la generación de nuevas fuentes de ganancia, pero también la fractura del proceso metabólico.

La globalización neoliberal da origen a la economía mundial del trabajo barato que convierte a los países subdesarrollados en exportadores de gente. Los países periféricos del planeta se convierten en abastecedores de trabajo barato en aras de la reestructuración capitalista. El régimen de superexplotación del trabajo barato, amén de basarse en la destrucción de medios de producción y subsistencia, pone en entredicho la reproducción social y convierte a los trabajadores en personas desechables.

En conjunto, la explotación del trabajo alcanza varias formas bajo el capitalismo neoliberal, no sólo el asalariado, sino que también subsume al campesino, femenino, informal, improductivo, infantil y forzado. En la órbita del trabajo productivo explota de manera exhaustiva el trabajo directo y de manera formal el trabajo científico-tecnológico Mora, A ellos se les puede otorgar paliativos, como despensas, albergue, becas o empleo temporal, pero hasta ahí.

Tabla 3. Extracción de excedente y recursos naturales y humanos y nueva división internacional del trabajo. Deterioro económico y político de la principal potencia capitalista del orbe. En un primer ejercicio de clasificación, podemos identificar seis proposiciones diferenciadas véase tabla 4.

Determinismo tecnológico. Teóricamente, se supone que las crisis capitalistas pueden ser superadas mediante la implementación de nuevas tecnologías. Recientemente, se ha planteado que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación TIC , aunado a la formación del llamado capital humano, que en conjunto dan cuerpo a la llamada sociedad del conocimiento o al capitalismo informacional, abrirían una nueve era de desarrollo capitalista. No obstante, la crisis misma ha dado al traste con dicho aserto. Ahora, los promotores de las nanotecnologías, plantean una idea similar: la irrupción de una nueva revolución científico-tecnológica y la apertura de una era de prosperidad para la humanidad.

La nanotecnología ha sido definida como la manipulación de la materia a una microescala, nanómetros, que puede generar nuevos materiales y procedimientos. Esto tendría como soporte una convergencia de disciplinas científicas bajo nuevas formas de cooperación y control del trabajo científico-tecnológico por el gran capital y el Estado, los grandes financiadores de los proyectos de innovación.

Esto también repercutiría en la creación y destrucción de ramas y sectores económicos, generaría nuevas pautas de consumo y trastocaría la actual división del trabajo a nivel nacional e internacional Foladori e Invernizzi, Neoliberalismo regulado.

En su formulación ideológica, el neoliberalismo reniega de la regulación Estatal sobre el mercado. En la realidad, el Estado es un agente central para que el proyecto que representa el neoliberalismo se pueda implantarse y expandirse. Entre la llamada heterodoxia económica, formada principalmente por neokeynesianos, surgen fuertes llamados para que se ponga en cintura a la especulación financista, mediante la regulación estatal.

Una confluencia de autores neokeynesianos y socialdemócratas plantean una reforma al proyecto de globalización mediante la regulación del capital financiero y sus estrategias especulativas. La crisis deviene como el predominio de una fe ciega en el progreso, el industrialismo, el consumismo y la tecnología, y la concomitante destrucción o desvanecimiento de las relaciones comunitarias y sus formas primigenias de comercio, producción y consumo.

Para retornar a ese ambiente se postulan principios como convivencialidad, comunidad y solidaridad.

Desde una posición crítica hacia el proyecto que representa la globalización neoliberal, se postula la desconexión de los países subdesarrollados a ese entramado mundial comandado por los grandes capitales y los Estados centrales. Como alternativa se pronuncian distintos proyectos de reinserción a la economía mundial mediada por la configuración de nuevos esquemas de integración regional centrado en la visión e intereses de los países periféricos Jalife-Rahme, También existen planteamiento posmodernos que se adhieren a esta zona gris del posneoliberalismo, pero no necesariamente comparten los postulados heterodoxos ni poscapitalistas.

De este modo, podemos hacer un recuento general de las posturas posneoliberales en los siguientes términos: a Del capital. Otros dos documentos de Pablo VI, aunque no tan estrechamente relacionados con la doctrina social —la Encíclica Humanae vitae , del 25 de julio de , y la Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi , del 8 de diciembre de — son muy importantes para delinear el sentido plenamente humano del desarrollo propuesto por la Iglesia. Por tanto, es oportuno leer también estos textos en relación con la Populorum progressio.

La Encíclica Humanae vitae subraya el sentido unitivo y procreador a la vez de la sexualidad, poniendo así como fundamento de la sociedad la pareja de los esposos, hombre y mujer, que se acogen recíprocamente en la distinción y en la complementariedad; una pareja, pues, abierta a la vida [27]. El testimonio de la caridad de Cristo mediante obras de justicia, paz y desarrollo forma parte de la evangelización , porque a Jesucristo, que nos ama, le interesa todo el hombre.

Sobre estas importantes enseñanzas se funda el aspecto misionero [32] de la doctrina social de la Iglesia, como un elemento esencial de evangelización [33].